Paginalista - Llame al 758 67 48
Está aquí: Inicio / Publicaciones / Computación en la nube

Computación en la nube

La computación en la nube, conocida también como informática en la nube, del inglés Cloud computing, es un modelo o paradigma para la utilización de los recursos informáticos, que está completamente basado en Internet. Dichos recursos, que normalmente son aplicaciones software, pero que también pueden ser almacenamiento de archivos, bases de datos, correo electrónico, etc., residen en servidores remotos, de modo que el usuario puede acceder a ellos desde cualquier lugar del mundo, siempre que cuente con un navegador y una conexión a Internet.

En el siguiente vídeo, original de SalesForce, se explica de manera clara y sencilla el concepto de computación en la nube:

 

Entendiendo el concepto de computación en la nube

Computación en la nubeLa computación en la nube es un modelo de acceso a los sistemas informáticos, en el que los datos y las aplicaciones están hospedados en Internet y en centros de cómputo remotos, de tal modo que pueden ser utilizados desde cualquier punto que tenga conexión a la red mundial. La computación en la nube permite que los consumidores y las empresas gestionen archivos y utilicen los programas, sin necesidad de instalarlos localmente en sus computadores. Esta tecnología ofrece un uso mucho más eficiente de los recursos, tales como almacenamiento, memoria, procesamiento y ancho de banda.

El término "nube" se utiliza como una metáfora de Internet, y se origina en la nube utilizada para representar Internet en los diagramas de red, como una abstracción de la infraestructura que representa.

Un ejemplo sencillo de computación en la nube es el sistema de documentos y aplicaciones electrónicas Google Docs / Google Apps. Para su uso no es necesario comprar ni instalar software o disponer de un servidor, basta con una conexión de banda ancha para poder utilizar cualquiera de sus servicios. El servidor y el software de gestión se encuentran en la nube (Internet) y son directamente administrados por el proveedor de servicios. De esta manera, es mucho más simple para el consumidor disfrutar de los beneficios. En otras palabras: la tecnología de la información se convierte en una servicio, que se consume de la misma manera que consumimos la electricidad o el agua.

En el pasado (y presente), el uso tradicional del PC no ha cambiado mucho: Instalamos un sistema operativo. Tras instalarlo, buscamos aplicaciones (software), que también instalamos en nuestro equipo y que nos permitirá realizar diferentes tareas. Tenemos, pues, aplicaciones de Oficina (Word, Excel), aplicaciones de diseño o fotografía (Photoshop, Illustrator), aplicaciones multimedia (Reproductor Musical, de Videos). Se podría mencionar infinidad de software que descargamos, instalamos, y utilizamos. En contraposición a lo anterior, la idea del cloud computing es que, gracias a los avances tecnológicos, ya no necesitamos que estas aplicaciones residan en nuestra PC, pues podemos acceder a servicios similares, desde el navegador. ¿Necesitan editar documentos? Existen alternativas como Google Docs u Office 365, que nos ofrecen herramientas similares.¿ Edición de fotos? Existe Thumba o Pixlr. ¿Música? Ni siquiera tienen que descargar o tener las canciones. Éstas pueden vivir tranquilamente en la nube, y podemos acceder a las canciones no sólo localmente (desde un computador), sino que podemos hacerlo de otra PC, de nuestro teléfono, o cualquier otro dispositivo conectado a la web.

Para los usuarios comunes

Para nosotros, usuarios comunes y corrientes, el Cloud Computing probablemente sea cosa ya de todos los días. ¿Usan Gmail, Hotmail, o cualquier otro servicio de correo electrónico online? Entonces están utilizando ya alguna manera de Cloud Computing, donde han delegado la tarea que antes cumplían aplicaciones, los famosos clientes de correo electrónico, al navegador.

Y es que poco a poco, el navegador se está convirtiendo en una especie de sistema operativo, dada la cantidad de usos que le damos. ¿Se han puesto a pensar todo lo que el navegador puede hacer? En el pasado, simplemente hacía eso: navegar por la web. Si queríamos enviarle un mensaje a alguien, teníamos que abrir un programa por separado. ¿Enviar un email? También un programa externo. ¿Escuchar música? El programa que reproduce medios.

¿Qué pasa hoy? Hoy el navegador es capaz de englobar todo eso. ¿Música? Existe Grooveshark, o los cientos de servicios similares. ¿Documentos? Seguramente han probado Google Docs. ¿Mensajería Instantánea? Para qué instalar programas, si tenemos a Meebo, o eBuddy. ¿Enviar e-mails? Probablemente tengan una pestaña abierta, en estos momentos, con Gmail o Hotmail abierto.

Esto es el Cloud Computing para nosotros, los usuarios comunes. Poco a poco, muchas de las aplicaciones que en el pasado eran aplicaciones "nativas" de Windows, Mac OS, o el sistema operativo que estén corriendo, han dado el salto ya a la nube, donde son totalmente independientes de qué sistema esté accediendo a ellas. Lo que nos lleva a la otra gran ventaja de tenerlo todo en la nube: todo es portátil.

En el pasado, guardar un documento de Office, significaba que éste terminaba residiendo en nuestra PC, porque lo guardamos en nuestra carpeta "Mis Documentos". Con el Cloud Computing, y cogiendo el servicio más común, Google Docs, éste artículo reside en Internet. Esto no sólo significa que podemos acceder al archivo desde cualquier PC (siempre y cuando tenga conexión a internet), sino también que podemos ver o editarlo desde nuestro celular, laptop, iPad, o lo que tengan a la mano. Y no sólo eso: basta con darle acceso a compañeros, y éstos podrán ver y editar el documento con nosotros, en tiempo real. ¿Tienen sugerencias, o algo que debería ser cambiado? Simplemente pueden hacerlo, dejando una nota de por qué lo hicieron.

Esquema de computación en la nube

Para las empresas

Para las empresas, el impacto del Cloud Computing es aún mayor. Imagínense que tienen una pequeña empresa. No sólo tienen que comprar hardware específico y que cumpla ciertas características, sino que además, tienen que comprar software (y licencias) para cada una de las PCs que utilizarán. ¿Nuevo personal? Necesitarán más licencias. Aparte de esto, se necesitará seguramente personal especializado que se encargue de mantener y actualizar todo el hardware y software.

Con la computación en nube, o Cloud Computing, todo está centralizado en la Web. Esto significa que podemos tener una sola aplicación, corriendo en un servidor, al cual todos los trabajadores tienen acceso, necesitando una sóla licencia, o talvez alquilándola solo por el tiempo que se necesite.

Una copia con licencia de un procesador de texto, por ejemplo, debe residir en nuestra PC para crear el documento. El programa no tiene valor mientras la PC esté apagada por la noche. O peor aún, el mismo empleado puede que necesite otra licencia para escribir o editar un documento en su PC en casa, pues tiene que nuevamente instalarlo en dicha PC. Al implementar una solución de "Cloud Computing", estos mismos documentos, e incluso toda la aplicación, estaría disponible para este trabajador en su PC en casa, con tan sólo abrir el navegador, ingresar sus datos de usuario, y empezar a editar el documento.

La idea de la computación en la nube también reduce bastante los costos de implementación en hardware. Para software especializado, ya no es necesario tener la PC más rápida del Oeste con extravantes cantidades de RAM; bastaría tener una PC relativamente económica que sirva de terminal, capaz de simplemente correr el software necesario para interactuar remotamente con la web, que se encargaría de todo este trabajo de procesamiento.

Otros alcances

La idea de Cloud Computing se está extendiendo aún más allá. Hace poco, se presentó el proyecto OnLive. La idea es la misma, la de centralizar el procesamiento y alojarlo todo en servidores de terceros, pero esta vez, es aplicado a videojuegos. Así es, en lugar de tener que correr juegos en nuestar PC, OnLive lo corre en sus servidores, y nosotros lo manipulamos remotamente. Esto significa, por supuesto, que podemos correr incluso los últimos y más recientes juegos sin preocuparnos de límites de hardware. Y esto significa, que podemos jugar un juego de PC, o un juego de Xbox 360, o un juego de Playstation 3, donde queramos, incluyendo en nuestros propios celulares.

Usos y aplicaciones

La computación en la nube se puede aplicar en casi cualquier entorno: desde el pequeño comerciante que necesita un sitio Web de comercio electrónico, de forma rápida y barata, hasta las grandes empresas, que desean disminuir los gastos y evitar las dificultades de administrar un centro de cómputo complejo.

Los servicios de la computación en la nube cubren desde aplicaciones individuales de negocios, como el gestor de clientes y contactos, software contable y financiero o programas ofimáticos, hasta la externalización informática de alto rendimiento para complejos diseños en 3D, películas de cine o investigación científica.

El cliente puede en todo momento decidir qué aplicaciones usar y elegir entre aquellas que son gratuitas y las que no lo son. En el caso de las aplicaciones de pago, el costo irá en función de diversas variables, como el servicio contratado, el tiempo que se ha usado ese servicio, el volumen de tráfico de datos utilizado, el número de usuarios, etc.

Ventajas de la computación en la nube

Rápido: Los servicios más básicos de la nube funcionan por sí solos. Para servicios de software y base de datos más complejos, la computación en nube permite saltarse la fase de adquisición de hardware y el consiguiente gasto, por lo cual es perfecta para la creación de empresas.

Actual: La mayoría de los proveedores actualizan constantemente su software, agregando nuevas funciones tan pronto como están disponibles.

Elástico: Adaptable rápidamente a negocios en crecimiento o de picos estacionales, ya que el sistema en nube está diseñado para hacer frente a fuertes aumentos en la carga de trabajo. Esto incrementa la agilidad de respuesta, disminuye los riesgos y los costos operacionales, porque sólo escala lo que crece y paga sólo lo que usa.

Móvil: El sistema en nube está diseñado para ser utilizado a distancia, así que el personal de la empresa tendrá acceso a la mayoría de los sistemas en cualquier lugar donde se encuentre.

Mínima inversión: El proveedor ofrece servicios a varias empresas, las cuales se benefician de compartir una infraestructura compleja y pagan solamente por lo que realmente utilizan.

Conclusiones

Todo indica que la computación en la nube es una tendencia tecnológica imparable, que de manera progresiva pero segura está siendo adoptada por empresas de todo tipo, en especial las PYMES. Las predicciones confirman que las compañías de nuestro país han entendido las grandes ventajas de cloud computing y están dispuestas a aprovechar este modelo para impulsar su crecimiento corporativo.

 Cibernat le ofrece asesoría profesional para
implementar el modelo de computación en la nube.

Datos de Contacto

Código QR

QR-Code dieser Seite